Destacadas Municipales

El movimiento estudiantil del 68 dejó una huella imborrable que cambió al país: Félix Hernández Gamundi

Félix Hernández Gamundi, dirigente del Movimiento del 68, invitado especial de la administración de Griselda Martínez Martínez, dictó en Manzanillo una conferencia que invita a la reflexión sobre ese momento histórico que fue un parteaguas en la historia moderna de nuestro país.

Han pasado 51 años y no se le ha hecho justicia a los jóvenes que perdieron la vida en la masacre del 2 de octubre, pero que confían en la administración de Andrés Manuel López Obrador porque tiene una obligación moral hacerle justicia al movimiento estudiantil.

En el auditorio del Centro Cultural Salagua, acompañado de la presidenta municipal Griselda Martínez y Oscar Gómez Marines, ex dirigente estudiantil. Hernández Gamundi, detalló que lo que le intimidó al gobierno fue la participación solidaria de la gente hacia el movimiento y por esa razón se produce la masacre de Tlatelolco. Lamentó que aún “no sabemos cuántos muertos hubo, nadie ha sido castigado por esa masacre, según los servicios de inteligencia de los Estados Unidos ahí murieron 255 personas de todas las edades, según los servicios de Scotland Yard, de Inglaterra, ahí murieron 350; según los franceses más de 500; según los servicios de información brasileños alrededor de 500 y según los chilenos también. Y según el gobierno mexicano ahí murió una persona y era un
soldado, que recibió un balazo por la espalda, según el gobierno mexicano”.

“Cada año nosotros seguimos reclamando que se reabran los juicios del 68 y que los responsables sean castigados porque hay una verdad jurídica que cesa, pero hay una verdad histórica que es la que conoce la gente. En Tlatelolco hubo un crimen de Estado, que en los protocolos de Derecho Internacional se llama genocidio. Hoy es tiempo de la justicia, hay razones para pensar que este gobierno será diferente, apuntó.

En su momento, la Presidenta Municipal Griselda Martínez, aseguró que el Movimiento del 68 se tiene que sostener y mantener hasta que se haga justicia, y exigir que actos como estos no vuelvan a ocurrir, así como tampoco lo ocurrido el 26 de septiembre con la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa. Estas dos fechas han sido dolorosas y han sacudido las fibras más profundas de las conciencias de la gente y cuando se mueven estas fibras de la conciencia una mayoría actúa y cambia.

 

¡Comparte nuestras noticias!

error

¡Comparte nuestras noticias!